Páginas vistas en total

martes, 30 de noviembre de 2010

Entré alli, recuerdas?
Fui yo, llamé a la puerta y me digiste : entra.
Sabías que era yo, ni si quiera preguntaste.
Cerraste la puerta. La calefacción estaba alta, pero era verano, así que indudablemente, eras tú.
Con esa cara, me miraste, con las misma cara que tenías al cruzarte en los pasillos, en la cafeteria, en las escaleras o aquél dia en el baño. Se me aceleró el corazón igual y el pálpito me recorrió todo el cuerpo, a cada extremidad, a cada terminación, la sangre ya me había inundado con su temperatura y presión acordes a la ocasión.
Una vez coincidimos en el aula, substituías a el profesor de física adaptada, y fuiste tan haustera,
Me digiste : Quieres tomar algo? Ponte cómoda, no te quedes ahí plantada.

Filofobia

Me pusiste la canción de Piratas,
Filofobia,
y tuve que creérmelo,
si era ese el retrato que elegiste...

Yo te vi después
y no era cierto lo que allí contaban,
pero deseabas tánto que creiera en tí
que dejé de decirte la verdad
y seguí el diálogo
para ser el personaje secundario
de tu gran azaña...

Si me hubieras dejado quererte un poco,
un poco sólo,
ahora no me despertarías con canciones
que ya me cantaron otros antes,
ni me pedirías que te creiera
ni yo seguiria en esta história
queriéndo ser secundaria,
sin querer ser protagonista,
por más que me lo pidas,
sin entender todo lo que gritas
porqué a fin de cuentas
el silencio fué mejor
y tú
aún odias las palabras,
aún temes pensar en mí,
aún padeces


Filofobia.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Qué sorpresa


Entre performarse y deconstruirse, devienen las cosas.
Por eso pensé - de puta madre!- cuando vi el libro de Itziar Ziga en la estanteria de mi teteria, la de muchas tardes, la de siempre, la de ese pueblucho, la que está escondida y casi nadie conoce, dónde siempre releo libros preciosos, interesantes, pero nunca tan orgásmicos como este. De repente, si Devenir Perra está alli, es que no está tan lejos del imaginario social lo que allí se dice, si a cualquiera que entra en esa teteria podría interesarle leer, releer o comprar ese libro, algo de razón tendrá Itziar, algo de visionaria, algo de guerrillera, algo como nosotras.
A mí me llegaron sus palabras hará casi dos años, de manos de una ex, una ex que me regalaba Devenir Perra con una dedicatoria en la contraportada, en la que además de bautizarme como perra, me perralizaba. Me dijo algo asi como : Queria regalarte uno de Preciado, pero Itziar me pareció más acorde a tí. ( Gracias, yo también te quiero cariño)
Aún recuerdo como la llamé a gritos y emocionada para que acuidera corriendo a la Bata de Boatine, en el Raval donde se hacía la presentación del libro, como si a través de sus ojos fuera a verlo yo (atrapada en el trabajo) a ver a Itziar y otras, otras perras de las que siempre, me sentí parte.
De entre todas las perras, a veces siento que soy de las que avanza silenciosamente y perdura con la manada, esa clase de perras que muerde para despertar la rábia de las otras, de esas que rastrean los olores del camino, de las que nunca ha mordido ni ha meado las esquinas, de las que siempre están en celo pero no desean ser montadas.
De todas las perras, como la mayoria, yo tampoco sabía que lo era. Hasta que llegó Itziar.
Devenir. Devengamos.
Perras todas.

(y así es como se pierden los trenes)




- Los corazones que tienen prisas se olvidan de los que no tienen tiempo . . .

domingo, 28 de noviembre de 2010

In

Lo que yo pueda imaginar en mi imaginación se queda,
lo que tu puedas pensar allí dentro se quedará,
lo que puedas decir no lo escucharé,
lo que yo quiera decirte, no lo entenderás.

Fóbias empáticas



Si te toco tal vez pueda comprenderte y eso sería terrible para mí.

Advert

Si es verdad que el amor puede matarnos que no nos maten otras cosas pues.

Sobre el potencial de los cadáveres


La guerra de los cuerpos que importan
no termina con su muerte
sinó con el abandono del cadáver.

Cuando se te encienda la bombilla

probablemente yo ya esté a oscuras.

A veces también


Soy Elena Wojnarowicz,
soy el pie que salta al vacio o
soy la segunda cita
y soy verdad.
A veces también
me extrapolo a mis sentidos
y me veo allí sentada
sin poder retener la timidez ni apartar la mirada,
luego me digo :
estúpida!
no puedes evitarlo,
lo has hecho mal
pero no importa,
no podrías hacerlo de otra manera
y no hay alternativa
porque el papel sobre el que escribes
ya está mojado
y aunque tu soples sobre él
la tinta ya dibujó su mancha
y si esperas que el curso de las cosas cambie
tendrás que dejar de ser
tan Wojnarowicz
y empezar a ser tú,
a mirarte en el espejo por ejemplo,
a dejar los estimulantes
y levantar la mirada cuando te hablen.
Puedes dejar caer tu frialdad y tus buenas maneras
puedes deshacerte del protocolo,
puedes actuar con lógica y cuando te apetezca,
no tienes que esperar
a nada,
ni a nadie,
a veces también deberías ser tú.

La Pietà

Pensé : no puede ser verdad.

viernes, 26 de noviembre de 2010

El amor que se delibera
pierde su esencia
en el balanceo neuronal
de los pensamientos tendidos al silencio
y en la sombra del paladar
sin embargo parece ser que
siempre tienen la sensación de ser libres,
y sin embargo es cuando más retenidos están.


jueves, 25 de noviembre de 2010

Fascinada

me tienes
Estado de posesión indirecto

Y ahora puedes:

a.Releerlo
o
b.Creertelo


En qué consiste exactamente echar de menos?

(Vamos a localizar el nucleo del error)

Volver

Tengo techo y sin embargo no encuentro el suelo.
Alguien quiere ayudarme a poner los pies en su lugar?
Es que nunca más voy a sentir la frustración de sentirme pegada al suelo?
Necesito llorar, sufrir y agobiarme.
Necesito volver a saber lo que es no poder quitarme algo de la cabeza.
La superficialidad es una capa más de dermis ahora y es tan gruesa que no me deja transpirar.
Quiero paredes, quiero desactivar los airbags, mis huesos también tienen derecho a romperse,
incluso mis ilusiones (otra vez).

Devenir Twist

Moverse en circulos es sólo un gasto de energía voluntario que obedece a la estrategía de aparentar hacer lo que uno no hace y ocultar el estado de bloqueo que se padece.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Frío crónico

Desde que viví mi agosto esquimal
se cuando llega el invierno
antes que el solsticio o el cambio de hora,
lo noto en los pies,
en el color de los zapatos de la gente,
en las voces de los niños y en los bostezos de los perros.
Desde que viví como una esquimal en verano
se a que se debe el frío universal
y el porqué de esta estación.
Sé porqué esperan las flores y porqué las hojas son perennes,
he adivinado ya que hacen los animales cuando invernan,
es tan crónico, que siendo mi primera vez,
me parece una costumbre.
El frío, ahora que ya no quedan días de verano,
es el único clima que me resulta familiar.

Flashback I

Yo ya me había acostado, y mi hermana. Por aquèl entonces, no recuerdo muy bien porquè, mi hermana dormía en una cama plegable junto a la mía en mi habitación. He mentido, sí recuerdo porqué; dormía conmigo porqué tenía miedo aunque no es algo que se diga a los catorce años, más bien es algo que hay que disimular. Pero yo lo sabía, y lo sabía porqué a mi también me había pasado, sólo que yo a menudo optaba por resignarme al insomnio. Gracias al insomnio me acuerdo de muchas cosas. No dormir tranquila te permite vivir mejor la realidad, con más intensidad.

La luz del pasillo estaba encendida, la puerta de la habitación entre abierta. Queréis saber por qué? Para que cuando llegara mi padre mi madre tuviera una excusa para levantarse (para apagar la luz) y él no le pudiera recriminar a ella que siempre estaba allí, en el comedor sentada y amargada (cómo él decia) vigilando a qué hora llegaba, a qué olía o cuantas horas hacía que ya tendría que haber estado en casa.

Entonces se apagó la luz y pensé que mi madre debía haber sido muy rápida, porqué aún no había escuchado el ruido de la puerta, y otra cosa no, pero mi oído era muy fino, me sabía muchas conversaciones de memória, con las palabras exactas y con toda claridad, tan sólo habiéndolas escuchado desde la cama, y mi piso no es enorme, pero hay unos diez metros desde dónde yo duermo hasta el sofá o la entrada, dónde solían discutir o gritarse y nunca me había fallado el oído. Pues eso, la puerta no había hecho ningún ruido. Me levanté, yo siempre he sido muy histérica, eso dice mi padre, que soy como mi madre:

- Mama, qué pasa? - dije asomando la cabeza al pasillo.
Ella estaba entrando al baño, a punto de lavarse los dientes :
- Nada, me voy a dormir ya, es muy tarde. Si entra tu padre tú no hagas ruido eh? Te quedas quieta y vigilas que tu hermana también se quede dónde está.
Volví a la cama, a los cinco minutos se apagó la luz. La escuché toser y también suspirar. Debió dar como cuatro o cinco vueltas en la cama durante media hora, porqué los muelles sonaban y luego se quedaría dormida, porqué yo también, y no recuerdo mucho más.

Me desperté porqué oía las llaves, alguien no encontraba la cerradura. Sonó el timbre. Es como si me hubiera quedado dormida durante cinco eternos minutos y me hubieran despertado lanzandome a un precipicio. Qué vértigo, y al corazón no había quién lo parara. Ya estaba, ya me había rehubicado. Estaba en casa, en mi cama, mi hermana al lado, mamá acostada. Las llaves. Era papá. Timbre. No puede entrar. Luz. Mamá ha encendido la luz. Mi hermana se ha movido. No se ha despertado : bien.
Se ha abierto la puerta, mamá supongo.

- Joder, por qué dejas las llaves detrás de la puerta, para qué no pueda entrar y me quede en la calle?
- Era tarde Juanjo, si no estás en tu casa a una hora decente, tu casa se cierra.
- Aparta, déjame entrar y no chilles, que pareces una histérica.
- No hagas ruido, las niñas están durmiendo.
- Cállate y acuéstate, no te he pedido ayuda.

Se ha dado otra vez contra la esquina de la mesa...

- Ay que ver, llegas tarde y mamado, y encima me tengo que callar. No tienes verguenza.
- Vigila lo que dices, tu te escuchas? Eres una histérica, relájate chica...

Se escuchaban las zapatillas de mamá. Iba directa de vuelta a la cama. Se acostó y suspiró, otra vez. Él entró, cruzó el pasillo tosiendo. Entró en el baño, que está delante de mi habitación, encendió la luz y cerro la puerta corredera. Escuché como meaba durante mucho rato. Luego como escupia y también el grifo. Abrió la puerta del baño otra vez, pero se pasó de fuerza y sonó el golpe, la puerta rebotó :

- Me cago en la puta....

Encendió la luz del comedor. Pensé : qué hace? No se piensa acostar? Pues parecia ser que no. Escuché como movia la silla, como se sentaba en la mesa. Y para comer no sería, porqué nunca come ni cena en casa. Come siempre en el bar de la empresa o en los restaurantes cuando viaja entre semana y nunca llega a la hora de cenar. Tampoco a la horade comer los fines de semana. Se volvió a levantar y mierda... entró en la habitación. Yo estaba dormida. Estaba dormida para él. Cogió hojas blancas que estaban sobre mi escritorio y el vaso de bolígrafos. Cogió también mi libro de Miguel Hernández y lo sé porqué siempre me cogía el mismo.
Eso quería decir que se iba a poner a escribir a esas horas, porqué él escribía, muy mal, porqué basicamente copiaba versos de otros autores e intentaba simularlos. Realmente no era ese su don. Yo escribía mejor que él, eso le daba mucha rábia, porqué siempre decía que él me había enseñado, pero no era verdad.
No era verdad por dos razones : A nivel de tiempo, era economicamente imposible. Con eso quiero decir, que mi padre no disponia de tiempo para invertir conmigo, y menos para escribir o aficionarme a hacerlo. Pese a que a menudo yo pudiera verlo hacinedo ese paripé que a veces le gustaba hacer. se puede decir que como mucho, me había inspirado el hábito.
La segunda razón es que el no tenía gusto para la escritura, ni para la lectura. Los temas sobre los que escribía eran absurdos y no me interesaban, con lo cuál no había nada de gratificante en tomarle como ejemplo.

Hecha esta aclaración, ahora empieza el espectáculo. Porqué eso es lo que fué. Como cuando incendió la cocina, me echó de casa cogiéndome del pelo y arrastrándome hasta las escaleras, el día que se enteró de que habíamos estado preparando la separación civil a escondidas de él e incluso nosotras habíamos hecho una declaración ante un juez o lo detuvieron en el hospital. Eso lo contaré otro dia, cuando vuelva a tener otro flashback nítido, sin borrones o imagenes confusas. Es más difícil de lo que parece. A eso que todos llaman trauma o tiempo posterior a un suceso difícil se le suman dos alternativas en las que está implicita la memória : la sucesión de imagenes y recuerdos con la posibilidad de recreear escenas familiares o incluso no vividas pero de patrón contextual semejante a las vividas como algo traumático o dañino o bien, tener dificultades para recordar los hechos tal y como fueron, tener vacíos de tiempo o ausencias de lo que fue tu testimonio emocional, lo que quiere decir que una situación horrible es posible que no la recuerdes como tal, porqué olvidaste el registro de emociones y sensaciones negativas que registraste en ese periodo de tiempo. Es parte de la resiliencia o bien, un suma y sigue a tu experiencia, a tu historia. Llámalo como desees. Bien. Sigo.
Se volvió a levantar. Y volvió a entrar a la habitación. Dijo : -Elena - flojito y me tocó los pies por encima de la manta. Me hice la dormida. La belladurmiente, para ser exactos. - Elena - repitió igual de flojito pero moviendome los pies más, tánto que tuve que hacerme la sobresaltada. - Dónde está el Disc-man?- Acabáramos... le contesté : Qué disc-man?- yo sabía muy bien qué disc-man, pero necesitaba pensar a qué venía eso ahora y lo que venía por delante.
La verdad, me sentía ya como una rata acorralada, y estaba esperando la zarpa. Pero no había hecho más que empezar.
- No chilles que sinó tu madre se pondrá histérica. Dime dónde está y yo lo cojo. El que te traje de Canarias. No te hagas la tonta eh, dímelo coño.
- No va ya. Está en el armario del comedor. Cógelo, pero no va bien.
- Tsss...te he dicho que bajes la voz joder, pareces tonta.

Se fué. Puertas abriendose, cerrandose, abriendose, cerrándose. Debió abrir todos los armarios.
Volvió.
- Dónde hay pilas?
-Qué? - queria que me dejara en paz- Papa, quiero dormir...
- Pues dime dónde hay pilas - el tono de voz...subió.
- No lo sé, dónde siempre.
- No hay pilas joder, es que sois imbéciles? Porqué tienes el Disc-man sin pilas? Para que venga yo y no lo pueda usar? Así es como tratas las cosas que te compro?
- No va ya...no lo uso ya...
- Levántate y busca las pilas joder. Ahora te levantas.
- Pero si no hay...para que... - mamá ahora.
- Qué haces Juanjo, mañana tienen clase y són las dos y media de la mañana, porqué las despiertas?

Mi hermana ya estaba despierta, evidentemente.

- No te metas. Quiero escribir y necesito música para concentrarme y cojo el Disc-man que lo he comprado yo y no tiene pilas porqué la señorita ya no lo usa y dice que no va. Pero como va a ir si no tiene pilas?
- Es lo que nos faltaba. Nunca estás y cuando estás sólo sabes joder. Vienes borracho, a las tantas, nos despiertas y encima ahora quieres que se levante parabuscarte pilas y que tu puedas escribir....
Ya me había cogido del brazo, y sacado de la cama. Mi madre lo intentaba frenar, pero ya nos había llevado al comedor, a las dos...
Me tuvo media hora buscando o más pese a decirle que no estaban. Él sentado en la silla, rojo, moviendo su pierna nerviosa, en cualquier momento me iba a dar, yo lo sabía, y estaba de espaldas.
- Ya verás...ya verás...- decía. Mi madre no hacía más que decirle desde la puerta de la cocina con un cigarro encendido : - No tienes vergüenza...no tienes vergüenza....

- Te vas a quedar aquí despierta conmigo, hasta que termine de escribir. Siéntate en el sofá. Y tu madre se puede ir a dormir.
- Y una mierda - qué haces mama?! pensé...
- Vete a dormir ya, déjame en paz.
- Elena vete a dormir- Me fuí.


Gritos. Gritos. Gritos. Gritos. Gritos.
Llorar. Llorar. Llorar. Llorar.
Mi hermana también.
Consuelo de mamá.
Teatro por mi parte.
Dormida. Durmiendo. Dormiré?

Mamá lloraba. Le dijo que le daba asco. Mis ojos rojos, hinchados. Me dolían, tánto que me costaba cerrarlos para dormir y a la mañana siguiente, abrirlos fue un trabajo de veinte minutos.
Mamá fue con su mejor cara a trabajar, después de dejar el asco en casa. Nos dio un beso y nos dijo que nos quedáramos en el comedor del instituto.
El le dijo que ella no le daba lo que necesitaba y que yo era una listilla de pacotilla que se merecía una buena lección. Es verdad, me daba miedo, pero le provocaba. Provocarlo era fácil, bastaba con decirle que no estaba de acuerdo con lo que decía o quería que hiciese, cosa que a menudo era así.
Dicen que a veces basta con decir sí para creerte algo. Así que yo misma me propuse decirle tantas veces no como me fueran posibles, para no acabar creyéndome nada de lo que él dijese.
Bien. Me cuesta impregnar todo esto de emociones, me cuesta darle una identidad psicológica a lo que cuento porqué lo cierto es que no cuento una vivencia sino un recuerdo, fiel, pero huérfano de reconocimiento personal. Entiendo que he aprendido lo que no quiero ser y con ello he abandonado a mi padre a la suerte de la memória, una memória diseccionada de la que hoy aún conservo y a menudo él sólo hace apariciones estelares en mis flashbacks pero nunca más le he dado la oportunidad de volver a quién soy ahora.
Posiblemente mató tantas cosas que también me mató a mí. Muchos me dicen : es como si estuvieras muerta para él.
Posiblemente, no lo sé. Él no está muerto para mi, pero se que está tan lejos que, jamás podrá alcanzarme. Todas sus palabras no alcanzarán mi memória hoy ni todos sus actos podrán condicionarme mañana. Ya no.


lunes, 22 de noviembre de 2010

Y tú, amas para sentir o sientes para amar?

Sorbió la taza de café y se lanzó a contestarme, medio enfadada, medió indecisa, pero con ganas de pronunciar su discurso, como si se enfrentara a la defensa de una tesis doctoral y enunciara sus buenas prácticas, como si recitara las conclusiones de una estadística. La única diferencia, es que sabía que aquello era una grieta a través de la que yo, sí, yo, iba a mirar como brotaba todo lo que siempre callaba, como si fuera inevitable para ella y hubiera aceptado ya su papel de confesa y a la vez me hubiera otorgado a mi el de confesora. Me sentí celestina por un momento, entre sus sentimientos y las palabras, me sentí justo como si estuviera sentada en el columpio que cada vez que se alzaba, con cada impulso, permitía ver a quién se sentaba en él las vistas que estando quieto y a la altura del suelo, jamás veríamos. Así, durante segundos y repetidas veces, pude ver una misma imagen, tan fotográfica que no parecía real, y sin embargo, era el relato de algo ya vivido, de lo que quedaba un testimonio emocional. Y así lo expresó ella:

- Si, soy esa clase de personas que pierde el Norte en una noche sin más esfuerzos que el de abrir los ojos, asentir con la cabeza y drogar su imaginación con infinitas posibilidades.
De hecho me pone invertir las situaciones y desafiar las probabilidades. Me pone provocar las evidencias más tontas y me pone también darme contra las paredes, es mi pequeña estrategia, cada golpe es un punto gráfico sobre el esquema vital que tejo, a modo de sensores, cada uno de esos golpes.
Y si te preguntas si sólo vivo de frivolidad y sospechas que sólo soy una endeble, acertarás, porqué soy todo lo irracional que desees y por supuesto, inevitablemente creo en el amor, porqué el romanticismo me ha criado y el deseo está lejos, y sabes muy bien que eso es lo que enfurece a los sentimientos y adormece las casualidades.
Sabes Clara? Paso muchas horas pensando, unas pocas más hablando e infinitas queriendo estar dentro de muchos silencios. Hay palabras que jamás he pronunciado y besos que nunca llegaré a dar, hay sexos que no conoceré e infinitas sensaciones acordes a un amor sincero que nunca tendré el placer de declarar, pero no me importa... porqué también soy de esa clase de personas que piensan que los recuerdos son cosas que se tienen y no cosas que ya, definitivamente, se han perdido. Sin embargo el amor....piénsalo! es algo que al final siempre se pierde y que nunca se llega a tener.
Por eso yo.... yo vivo de la memoria y disfruto del hambre, por eso yo como, Clara, para generar recuerdos, para poder creer que yo si he sentido amor.


domingo, 21 de noviembre de 2010

Oh, menuda lástima, no sé que hacer con ellos ni con la soledad que les acompaña.

La soledad de algunos de mis pensamientos es arrolladora,
les inunda y acosa, como un tsunami los engulle y ahoga,
y ellos que se sienten tan poco acompañados por la realidad,
se preguntan que hacen aquí, en la sombra y pasando frío,
tan repetitivos como los días de invierno y se preguntan cuando,
cuando podrán salir por mi boca, o por mis manos, por mis ojos o
más allá de las historias que cuento imaginando que ya son verdad.
La soledad de algunos de mis pensamientos,
que no se si son caducos o demasiado jóvenes,
pero están tan solos que, puede que al salir allí fuera,
en mi Realidad, se sientan enfermos,
castigados, en evidencia y ocurra el pánico o un brote de miedo escénico.
La soledad les ha restado importancia y son como ese para de zapatos que te compraste
por gusto y sin pensar y que aún están ahí, sin estrenar, por qué no sabes si serás demasiado atrevida o tal vez ya haya pasado el momento de salir con ellos a la calle.
Oh, menuda lástima, no sé que hacer con ellos ni con la soledad que les acompaña.

Mientras



Mientras se siga invirtiendo energías en hacer daño
y provocar el miedo,seguiremos siendo mortales.
Mientras sigamos queriéndonos como amantes celosos
continuaremos matándonos por miedo.
Mientras sigamos hablando
como si fuéramos los únicos que sabemos quién miente
seguirán teniendo miedo las verdades de salir a pasear.
Mientras, mientras, mientras,
el tiempo también pasa,
y también está por venir
y parece que en este presente
nada ha pasado ni se ha avecinado el cambio.
Mientras, mientras, mientras lloraremos al pensar
cuantas mentiras corren detrás del miedo
y lo convencen para ser cultura y disfrazarse de verdad,
y al final nos pregunte : por qué lloras? A qué le tienes miedo?
y sentenciará : yo te protegeré, mataré todos tus miedos.
Y así, al matar tus miedos, morirán verdades.
Todo esto, sólo, mientras.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Si no lo ves sólo te quedará la duda.



Como cuando ves por el rabillo del ojo pasar a una estrella fugaz y al mirar al cielo sólo queda el negro.
Ya has dudado. Ahora la posibilidad es del 50%.
Ha, señorita Valiente!

viernes, 19 de noviembre de 2010

Eso dices siempre!



Yo : Estos últimos días me han dado clases para no confiar en la gente, pero por suerte, contigo, he suspendido.
Ella : A veces utilizamos a otras personas como un espejo, para que nos definan y nos digan quienes somos.
Yo : pues ¿sabes? cada reflejo que veo cada vez que te miro hace que me guste un poco mas.
Ella : Pues verás cuando dejes de mirarte en él.



- ella es diferente -

Efecto rebote o amor a segunda vista



Si aún te preguntas si sigo siendo una cría inmadura que busca ser mayor, si todavía quieres comprobarlo, si necesitas saber si ya soy esa mujer que siempre esperaste y a la que observas desde que cumplí la mayoría de edad presagiando el gran cambio, erraras al acercarte a mí, con esas ideas, y esa mirada, y esas palabras que nunca dejaste de pronunciar.

Si aún quieres volver a jugar conmigo en la cama, como solíamos hacer, y echas de menos esas risas y esa manera mía de ser, si todavía quieres fotografiar mi sonrisa, la que a menudo ahora me tapo y escondo, si aún jugamos a saberlo todo y nunca decir nada, si todavía quieres leerme la mente o predecir mi futuro, ven.

Porqué hoy te he visto diferente. No ha sido como la primera vez que nos desenamoramos, ni los días que vinieron después. Hoy no existían motivos, y siendo la de siempre de repente te vi diferente. Tú a mí también. Lo sé. Me has dado calor con tu aliento y me ha invadido tu otoño el cuerpo, que se desprende de esa escarcha vieja y conocida, y ahora es otra, como un amor a segunda vista, que alberga buenos recuerdos, un sosiego aceptable y un porvenir conocido.

Sabes que sí. He entrado en el baño, detrás de ti, a sabiendas que iba a por la segunda parte. Me has mirado así, de esa manera que tu lo haces. Te has reído, como cuando te reías nerviosa antes de yo besarte, cuando eramos algo, tu y yo, algo muy importante.

Qué somos hoy, mi amor?
Jamás pensé que algo grande
podría (aún) ser todavía más grande
(después de haber sido pequeño).

Te lo digo yo.


Por si lo dudabas ya te lo digo yo,
lo estás haciendo mal, muy mal, demasiado mal.
Y por si lo dudabas también,
no te esfuerces en corregirlo,
porqué no voy a creerte nunca más,
y lo que es peor, no cuento contigo, no puedo hacerlo.
Los has hecho mal, pero tu orgullo lo ha hecho peor.
Por si lo dudabas, ya te lo he dicho yo.

El romanticismo de los desconocidos

Ayer salí a nadar las calles y aunque hacía frío el agua me templó el cuerpo.
Hoy desperté con un bonito mensaje. Ayer me despedí de una desconocida.
Cuando eran las diez no imaginé que a las tres estaría dormida, cansada, habiendo disfrutado ya todo lo que una noche te puede dar.
Hablamos más de una hora y fue suficiente para convencerle. No es que yo pretendiera nada,
pero me vi en ese papel, en el papel de "si ahora me dices sí, luego no podrás decirme no".
Luego ella me dijo eso de : "yo no te estoy insinuando nada, sólo lo que tu quieras pensar. Porque mejor sola que mal acompañada no?"
Estúpida, pensé. Menudo momento patético. Qué fácil es todo cuando no lo buscas y sólo se trata de encontrarlo. A lo que yo le contesté : "evidentemente" y ahí sentí como los papeles se giraban, y ahora era yo quién decidía hacia dónde iba la conversación.
Ella quería que le acompañara fuera del local, decía que al hablar y con el humo... "ya, claro" pensé yo, entre el acuerdo y la impertinencia, que no sabía porqué, estaba ejerciendo en ese preludio extraño.
Y hoy, que no recuerdo nada ni como perdí la noción ni el hilo de la noche, me desperté entre unas sábanas negras, recién puestas, con la sensación de haberme quedado dormida durante cinco minutos eternos y sin ropa, allí dentro, removiéndome, por si recuperaba algún retal de los que ayer me deshice y.....al mover las piernas, me encontré con otras. Me incorporé y esas cortinas largas hasta el suelo, dejaban entre ver que el día era nublado, sin sol y deseaba que se movieran un poco más, para verle la cara a mi acompañante. Le recuerdo, pero quería verla ahora. Entonces una voz rota, pero bonita me dijo : Buenos días Elena... has dormido bien?
No sé a qué vino el pánico estúpido al despertar ni la incertidumbre del preludio, pero la verdad, es que aunque fuese amor a segunda vista o ni si quiera amor, es precioso volver a las andadas y al argot de las camas, a la comodidad y la cartografía del desnudo, al arte de las sábanas y el juego de las cortinas y persianas, al "cierra la puerta cuando salgas" o al "tienes frío? Ven aquí".
Efímero pero infinitamente familiar. No podría desacostumbrarme ni negarme. No voy a decir que no, porque no es verdad, no es verdad que no quiera querer más. Quiero, claro qué quiero.
Y de una desconocida a un estado emocional que me resulta familiar y que ya echaba de menos.
La vida, la vida y sus casualidades, la vida que te enseña que en la costumbre no está lo cierto ni en el desamor tu ultima oportunidad. Era hermosa, tenia una espalda bonita y unos dedos que, a mi parecer, fueron el ejercito de la avant guardia, los que ayer conquistaron de nuevo mi fe absoluta en el romanticismo.

Bienvenidas sean muchos más, con tanto sabor y tan indoloros, aunque nos vendan que es insípido y a menudo duele.
Dejémonos caer...

miércoles, 17 de noviembre de 2010

No empty-hand man can lure a bird...

Qué podría esconder yo en mi mano para que el pájaro se acercara a mí.
Qué podría hacer yo.
Me insinuaron que una vez lo atrajese a mí, lo encerrase en una jaula, para poder contemplarlo cada día.
Me insinuaron que le cortara la parte de abajo del ala, para que siempre me necesitara y nunca echase a volar.
Me aconsejaron que le diera siempre los mejores manjares, para que sólo me deseara a mí.
Pero la verdad es que no quiero contemplarlo, ni que me necesite ni me desee. Sólo quiero que se acerque, sólo quiero que se acerque porqué quiera estar aquí, sobre mi mano y mirarlo tantas veces como él quiera ser visto y que me necesite sólo si así ha de ser, si así lo desea ese hermoso pájaro.

martes, 16 de noviembre de 2010

Blimea o el lugar dónde van a parar las inoportunidades.


Te he contado algunas cosas, me he callado muchas otras. De las pocas que te he dicho, me he inventado casi todas.
No puedo contarte todo o te volverías loca y entonces no me querrías como me quieres ahora.
Pero se nota que miento, no sé decirte mentiras. Si te has creído algo será porque tú querías....
No te sientas engañada, si quieres arrepentida, si puede servir de algo diré que la culpa es mía.
Tal vez hoy te digan todos que pareces transparente, que se te ven los recuerdos, pero a ti es difícil verte. Yo he aprendido nuevas formas para poder entenderte y me fijo en los reflejos de tus ojos en la gente.
No puedo contarte todo o te volverías loca y entonces no me querrías como me quieres ahora.
Pero se nota que miento, no sé decirte mentiras. Si te has creído algo será porque tú querías.
No te sientas engañada, si quieres arrepentida, si puede servir de algo diré que la culpa es mía.

Se ha deshecho la arruga que dejaste esta mañana al irte de la cama en sólo cinco minutos que fueron en los que me volví a dormir después de decirte adiós e intentar alcanzarte con el brazo, desde la perspectiva de mis ojos, tu silueta cruzando el marco de ésa puerta.
Al despertar he mirado hacia todos lados, incluso rocé mi mano con el suelo a ciegas, por si estabas allí, escondida, esperando ser encontrada por este ataque de curiosidad.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Pictorealidad

Avui farem joc simbòlic.
Simbòlic pels adults, perquè vosaltres que teoritzeu, no sé si sabeu que els petits, o els menuts, en realitat viuen el que juguen, no separen pas aquesta realitat sobreactuada, doncs és per ells una performació inclosa en la seva vivència i només una realitat paral·lela pels que tant de temps pasem observant-los.
Els nens que juguen a la caseta, amb la petita cuina, la petita tauleta, la petita banyera, el petit menjador, en realitat, viuen de manera petita la seva gran vida, que ha medida, com ja ho diu la paraula, els hi queda ampla i poc a poc, se'n busquen les maneres de omplir-la.
Algunes nenes juguen a ser maquinistes. Pot ser es que sí ho són, sí s'ho poden creure, sí que s'hi veuen. Altres s'han possat el barret d'obra, per treballar com el pare i al tornar a casa, li demanen el got d'aigua als nens. Una altre se l'ha servit ella mateixa. Mentre un noi molt callat, banya una juguina núa, que simula ser un bebé de mesos. També hi ha un nen que observa, manipula i intenta fer servir els estris de la perruqueria, que no li són familiars, però sap molt bé que alguna utilitat tenen amb el cabell. Altres només volten, toquen, agafen, manipulen, deixen anar els objectes al terra o al seu lloc de nou, altres pregunten o no saben que volen fer. Hi ha neguit en aquests casos. Perqué hi ha nens que juguen, altres viuen a través del joc, altres juguen amb la vida i les seves situacions. Bé, se'n diu joc simbòlic, perqué els nens no són perruquers, ni les nenes encara treballen com el pare, perquè pensem que imiten i projecten en el joc simbòlic coneixements previs i a més a més desenvolupen habilitats i competencies molt interesants de la personalitat i capacitat d'aprenentatge, pero si li preguntem a un nen a qué juga quan es troven en el que anomenem joc simbòlic ens diran : jo sòc....jo faig....jo.... ells fan, ells viuen, ells són.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Rumbo, destino y dirección.

Se conocieron hace un año aproximadamente, porque hoy en día eso de conocerse es tan rápido como lento, no depende de nada, ni del medio ni el lugar ni la hora, cierto es. Puede ser tan poco significativo como relevante.
Ella iba contenta y relajada, tenía ganas de verle como siempre, ya era parte de su rutina emocional, de sus relaciones, nadie nuevo ni especialmente conocido, la verdad. Un ser peculiar, con quien compartir buenos ratos.
Él iba con ganas, bajó las escaleras volando y quería consumir ya los veinte minutos que le tomaría bajar hasta la calle principal dónde poder coger una de las bicicletas para bajar tranquilamente las ocho manzanas que le separaban del centro, porque había decidido llegar andando, al sitio exacto dónde se iban a ver, detrás de la catedral, en una pequeña plaza que poca gente conocía y daba a la puerta de atrás de una parroquia y antiguo orfanato, dónde además había una tienda de jabón artesanal y más adelante,

sábado, 13 de noviembre de 2010

Las palabras, el tiempo y las oportunidades...

una vez pasan, nunca vuelven.

Como vigilar y castigar (las emociones)


Me siento tan panóptica y foucaultiana que podría diseccionar al milímetro el porqué de todo lo que veo sin dudarlo. Me siento máquina controladora, un verdadero sistema complejo sobre el que vigilo y castigo todo lo que a mi me pertenece y sobre lo que yo considero mi sociedad actual, mi propio ser, mi devenir panóptico. Derrida me ayudaría en momentos como estos también, pero me veo obligada a yo sola, ejercer mis propios métodos sobre mi propia tesis personal.
Uno cuando razona debe hacerlo solo, pero cuando siente, debe hacerlo en soledad, que no es lo mismo. Eso diría Foucault, y añadiría seguramente, que de lo contrario, cada emoción se vería demasiado acompañada como para no advertirse unas a otras con su punto de vista individual sobre la descripción de lo que les rodea. La incomunicación es el peor de los males personales y sociales. Es el peor castigo, después de las verdades democráticamente absolutas, los derechos y deberes.


No os dan ganas de reíros?
Al final, todo es cuestión de fe en.
Quién se permite el lujo hoy en día de creer sólo en sí mismo?
La contaminación está en todas partes...

jueves, 11 de noviembre de 2010

De todas mis rarezas

Un olor.
Hueles a miel de abeja.
A cirope belga, que es más ácido pero esconde menos los sabores con los que se mezcla. También hueles a libro de biblioteca y a herboristeria.

Una taza.
De Bilbao, de Córdoba, de Palestina, de Sevilla, de Lisboa, de Londres, de Irlanda, de Amsterdam.
Todos estos sitios podemos visitarlos cuando tú quieras, sólo que tendrías que venir a desayunar a casa y escoger una taza, para saber yo a dónde vamos, o en todo caso, a dónde preferirias ir tú.

Unas bragas.
Si quieres te enseño todas las que tengo. Todas són de algodón. Alguna son negras, otras tienen motivos especiales. Muchas veces las regalo, pero prefiero que me las regalen a mí.
Me gusta llevarlas en los momentos adecuados, y además suele ir a la par con mi estado de ánimo o con el de la persona que me las quiere ver.
No puedo evitarlo. El amor sin unas bragas bonitas es como el sexo sin preludio, siempre sabe bien, pero sabes que podría saber mejor.


Así soy yo.
Del aroma de las personas al estado líquido que albergan las tazas sólida en su interior y el devenir imprescindible de las bragas en el lado húmedo de mi cama.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

El hambre de las ideas




Puede que tu no te des cuenta
pero hay algo que despierta mi apetito
así como el de mis ideas.

Puede que tu nunca sientas ese hambre
si tus ideas no revolotean
y se limitan a estar en orden y nunca alterar su orden.

Puede que con el tiempo pierdas esa cualidad sin haberla despertado,
y te aseguro que ninguna escuela ni universidad de más hubiesen sido suficientes o necesarias para que eso ocurriese.

Pregúntate a qué se debe el hambre del cerebro cuando se queja,
a qué suscitan sus preguntas y sobre que premisas cristalizan y mueren tus neuronas.

Te aseguro que el hambre del ideario personal es caprichoso,
se le antojan disparates y discursos serios también.
La fantasía y la imaginación sin embargo ejercen de placebo,
un curioso efecto Pigmalión sobre la mente y
he ahí cuando estalla el hambre que,
como no, se junta con las ganas de comer.

El hambre de las ideas,
pensé después de todo
y me quedé empachada.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Juana Inés de la Cruz



Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis.Pues queredlas cual las hacéis o hacedlas cual las buscáis.

Projecto tutorial : en busca de la felicidad desde la escuela


Respetar y querer a todos los seres vivos con los que vivimos, aunque no los veamos o los veamos demasiado a menudo, aunque nos parezcan feos, asquerosos, aunque nos den miedo o sean malos y nos pudieran hacer daño. Respetar a los animales, personas, plantas y piedras, a todo lo que se pueda mover, crecer, cambiar de color, reír, llorar o respirar, respetar quiere decir tratar, querer y hablar a/de/sobre las cosas como si lo hiciéramos sobre nosotros mismos, nuestro mejor amigo o incluso nuestra mamá.

Quererse a uno mismo, aunque seamos muy feos o demasiado guapos, aunque seamos muy delgados o un poco regorditos, aunque seamos altos o bajitos, aunque llevemos gafas o no, aunque seamos niñas o niños, aunque se nos den bien o mal las matemáticas, aunque nos digan que somos tontos o demasiado listos, aunque nos llamen cualquier cosa.

Perseguir los sueños y vivir en la realidad. Quiere decir que nunca dejemos de soñar. Es importante desear cosas y pensar en ellas aunque sea muy muy muy difícil conseguirlas o parezca imposible. Por ejemplo, no importa si eres rico o pobre, guapo o feo, si se te dan bien las matemáticas y muy mal dibujar, porque si sueñas es la única manera en que lo que parece imposible se hará más fácil conseguirlo. Es muy importante saber quienes somos y lo que queremos. Porqué así siempre sabremos dónde estamos y adónde queremos llegar. Pensad que hay gente que está perdida, porque sólo sueña y nunca vive su realidad, y gente muy triste porqué siempre están haciendo las mismas cosas y su vida siempre es la misma, son gente que no sueña...



Así que hay que soñar para poco a poco...

...cambiar nuestra vida y que cada día se parezca un poco más a lo que siempre soñamos que sería...
...ayudar a que la vida de los demás se parezca a sus sueños....
...y a que cada pequeño animal y cada pequeña planta pueda tener un hueco en nuestras preciosas vidas soñadas!

domingo, 7 de noviembre de 2010

Acta de sinceridad: I


Me gusta decir la verdad, me gusta lo simple, me gusta decir lo que pienso y hacer lo que siento. Me gusta desde que no me da miedo saber que es lo que va a pasar, si digo o si hago, me gusta porque marear la perdiz es mil veces más difícil y callarse lo que uno piensa a menudo es muy incómodo. Y no hablemos de callar lo que sentimos, para lo bueno y para lo malo, odio callar lo que siento, provoca cáncer emocional y complicaciones crónicas.
Me gusta ser simple para tus complicaciones, me gusta ser sincera para los que se muerden tanto la lengua, me gusta ser emocionalmente desbordante para los que van cortos de emociones, me gusta ser valiente para los que van justos de espontaneidad. Me gusta empujar a los que siempre dan un paso atrás y también sonreír a los que le hacen muecas y arquean las cejas cuando les dan ataques de incredulidad. Me gusta creer en mi, me gusta pensar en el Sí. El No no me molesta, también es bienvenido, y el Quizá me resulta muy interesante.
El Hambre por las pequeñas cosas me ha dejado un buen sabor de boca al morder todas y cada una de las pequeñas situaciones que grandes personas me han regalado al desnudo.
Créeme, no hay nada mejor que eso, sentirse desnudo y acompañado.

Responsabilidad.



Miré el reloj y comprendí que nunca aprenderían nada.
Los niños de hoy en día son animales en pequeñas reservas,
cautivos y observados constantemente.
Miré el reloj y sentí celos, también me sentí culpable.
Entre números y letras, nadie les explica que la vida está ya inventada
y que su pequeña gran imaginación es el único resquicio de libertad que tendrán
hasta que las ideas y verdades absolutas invadan sus vidas,
o hasta que el mundo se imponga a sus voluntades, vulnerables y maleables,
como si de papiroflexia fueran sus pequeñas vidas y sus grandes virtudes.
Los niños de hoy en dia se extinguen a edades muy tempranas,
son territorio de expedición constante y minas explotadas desde mucho antes de nacer.
El futuro se sostiene sobre ellos, se dibuja entre sus vidas con un fino cordel que los une y los dispone mucho antes de que sus bocas empiecen a hablar.
Por eso a menudo, me siento muy culpable y pienso si, los demás también somos padres y madres de esos niños, si también engendramos la infancia aunque no lo sepamos y como consecuencia, también seamos responsables de sus vidas aunque no lo recoja ningún derecho u obligación.
No se hasta que punto la moral nos dejará dormir tranquilos, pero lo cierto es que la ética tiene muy sobornada a nuestras conciencias . Los niños son algo más que monos que imitan lo que ven, mucho más que una propiedad genética subvencionada por el estado, son algo más que pequeñas estructuras neuronales en expansión y crecimiento capaces de desarrollar o no aprendizajes dispuestos por la sociedad que los acoge.
Los niños, por suerte o desgracia, son el Origami que ejercemos entre manos torpes y delicadas, son Pigmaliones, son la esencia de Oniris hecha realidad, y seguramente entre tanta belleza y maravilla en potencia se encuentra la posibilidad de cometer errores, errores igual de hermosos.
Me temo que el desastre, el Kaos o la catástrofe aparece cuando provocamos y manipulamos sin intención de respetar la naturaleza de las cosas, de los niños.
A caso el Origami es posible con barro, el mito de Pigmalión sin creencias y los sueños de Oniris sin imaginación?


Ahí apareció mi sospecha.

¿Cualidad o defecto?





He adoptado la fea (o ¿bonita?) costumbre de decir siempre la verdad, incluido lo que pienso y siento.
De Verdad de la buena.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Falacies sobre l'Arnau

Sé molt bé qué vols dir-me quan em mires amb aquests ulls Arnau.
De fet, ja sabía que em miraries molt abans d'entrar al teu nou refugi.
Em van parlar molt de tú, per telèfon, abans d'aterrar i ja m'havien explicat segons diuen ells, tot el que és necessari per ser amiga teva. Peró saps què Arnau? A mi no m'ho sembla. Em van explicar tot ho necessari perquè no et tinguès por, o pot ser perquè si te'n en tinguès. És igual, no me'ls vaig escoltar del tot.
Tinc una amiga que coneix molts nens com tú. A ella li encanten els que són com tú. Jo sempre em pregunto, així com? És igual , perquè ella també em va parlar molt de tú sense coneixe't i tampoc me la vaig escoltar.
Arnau, no pensis que sòc sorda jo, no tinc necessitat auditives ni dèficit d'atenció, només incredulitat crónica, epistemología severa, sospita aguda què en diuen. Tampoc pensis que no sé del que parlo ni què no me'n fío dels que en saben. De fet, jo en sé. N'he conegut com tú moltíssims, he tingut amics molt estimats que segons diuen, eren com tú, però també he conegut gent com jo, perquè la majoria de la gent, estaràs d'acord amb mí, pensa que tu i jo no tenim res a veure.
Per què em necessites Arnau? No pots cuidar de tú mateix i pendre decissions? Es què no tens res a dir o ensenyar-me? Per què t'ho he d'ensenyar tot jo, decidir per tú i convencer a tothom de que t'han d'estimar perquè ets tú? És que ets diferent, Arnau?
Pot ser sí que n'ets de diferent. Com jo.
Però saps què? A mi sovint em fan decidir i encara que demano opinió, la part més díficil és parlar per un mateix. A vegades, vull estimar o que m'estimin i no ho aconsegueixo, i quan m'enprenyo amb algú tampoc ser expressar-ho correctament i ningú em perdona. A vegades vull saber coses o aprendre unes altres, i molta gent em diu : "espavilat!".
Ostres....és complicada la vida, és ben diferent per tú i per mí, oi? I mira, ara mateix, només ens separen dos metres.
Per això mateix no me'ls vaig escoltar, ara m'entens oi? Jo sé que hi estás d'acord, perquè sempre que obres be els ulls, així com ara, i juntes el dit polze amb l'index sé que hi estás d'acord.
Tothom es pensa que et coneixen Arnau, fins i tot la teva mare i no saben que ho únic que coneixen amb seguretat és a sí mateixos. Perquè ningú pot decidir per tú com tú ho faries Arnau, o pensar per tú, o parlar per tú.
Els cos parla molts idiomes, saps per què?
Perquè tú tens cos, jo tinc cos, els animals tenen cos, les plantes tenen cos, les pedres tenen cos, les idees tenen cos, les paraules tenen cos, les mirades tenen cos i fins i tot, la felicitat té cos.
Això és el més important que he après mai, sobretot a la vida, no et pensis que és a la universitat on vaig apendre tot el que se, eh? A la vida és on s'aprenen moltes de les veritats absolutes, ho evident i en el que mai la gent s'hi fixa i pel que molts ens esforcem estudiant i paguem durant anys pensant que qualsevol mestra ens ho dirà amb paraules, i la veritat es que no Arnau....la vida te situacions que són com llums de neó en una habitació a les fosques, i a leshores, quan la vida obre i tanca els llums de neó, es quan les persones aprenem alguna cosa.
Em pregunto quants llums de neó n'has vist tú, perquè jo molts pocs, però bé, la vida m'ha anat bé.
Arnau, et vull dir una última cosa, si et dic la veritat la primera vegada que ens varem veure em vas semblar menys del que esperava. Allà amagat, tan poruc en aparença, pero gens fràgil. Semblaves una bèstia en perill d'exitnció, resignat a dominar l'únic territori que l'ésser humà t'havia concedit. Quina llástima penso. Els animals més increibles de la naturalessa poc a poc marxen dels paissatges i entren als zoos, a les reserves naturals, o a zones protegides.
Altres també entren als millors restaurants, a zones de caça de luxe, laboratoris o a museus i observatoris.
Alguns fins i tot es deixen morir en el temps, resignats a estar tancats en aquesta mena de gàvia que resulta la condició humana i tú, doncs no se ben bé quina mena d'animal en captivitat deus ser, no sé si la gent et deixa viure, si cuiden de tú perquè no t'extingueixis o simplement t'observen com si fosis una obra d'art o una performance imprevisible a la que li busquen sentit estétic i conceptual.
Tú què en pesnes de tot això Arnau?
Se que moltes vegades parles i nungú t'escolta. Sé que t'emprenyes quan ningú fa l'esforç per escoltar-te i tothom et diu qué fer. Sé que sobretot t'emprenyes quan t'estimen massa, tant què, a vegades aquestes abraçades què et fa la vida et deixen cec i sense alè. Entenc que n'estiguis fart, Arnau, ho entenc perfectament.

Pintando escribo vida, que no es arte.

Jimena se topó muy pronto con el surrealismo. Conoció a Rimbaud y después se atrevió con Gustave Courbet. Le apasionaba leer cuadros y le encantaba dibujar libros. Amaba el impresionismo de Arthur Rimbaud y se deshacia al sumergirse en la realidad de Courbet. Ella no queria ser artista, pero disfrutaba simulandose a sí misma. Se reinventaba entre tánta pretensión creativa y se entretenia con sus pequeños fracasos, que maquillados con buenas palabras, se convertían en una curiosa lectura artística de la realidad.
Tenía maestras y maestros, como todo ignorante. Era todo un protocolo. Qué alumno que se debe a su sensibilidad para poder ejercer su aprendizaje abandonaría la confidencia con su maestro? Bien, seguramente esa era Jimena. Jimena no decía nada, nunca quiso ser artista, pero quería usar el arte. No todos necesitamos crear, algunos nos conformamos con producir, almacenar, leer o absorver las cosas hermosas, las feas, las espantosas o las maravillosas. Ella acudia al detalle, al soporte, a la técnica. Ella acudía a la vida, aunque fuera a través del arte. Los demás se acostumbraron a idolatrar cada pequeña emergencia vital como si fuera arte llevado a subasta.
Jimena a menudo se preguntaba cuál era la función exacta del arte entre las personas y a menudo, también, cuestionaba si era el arte en realidad el motor de la vida y no al revés.
Las dudas siempre le provocaron psicosis porqué aún a estas alturas, no había logrado averiguar si la vida simplemente le parecía un museo al alcance de todos y sin embargo el arte, una vida prisionera de la que muy pocos podrían salir y contar que vieron dentro.



A Jimena se le extinguieron las letras y luego sufrió ceguera. No pudo leer nunca más un cuadro ni pintar un sólo libro más. Se quedó en J y con cuatro sentidos. Se dedico a pensar la vida, se dedico a palpar el arte y también su Yo.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Las cosas lentas


Opino que.

El tiempo que paso contigo sólo lo hago pensando.
Cuando puedo mirarte a los ojos, curioso, aún no me ha dado miedo.
Cuando toco tu mano, que se mueve y gesticula más que tu boca,
pienso en tropezar con tus dedos y mecanografiar algún sentimiento.
Pero se que me precipito y que me pueden las prisas por alcanzar el vértigo,
entonces me freno, espero a que algo eclipse mis sentidos
y me distraiga durante el tiempo que pretendo malgastar contigo,
ejerciendo la fuerza del preludio, el epílogo tonto de todos los ensayos,
o las cartas de recomendación que actúan como sello de la verdad.

Pienso que.
Es curioso como hasta el primero de los instintos necesita presentación...no?
Crees que podemos evitar esa parte? No es por prisas, es porqué pienso que contigo será diferente desde ayer, desde que te conocí, desde el día antes en que imaginé quién eras e incluso, a partir de mañana o el día después, cuando ya no me eclipses, se...porqué me he dado cuenta, de que eres espejo como yo, y es inútil presentarse ante el cristal, o darse besos al mirar en él.


Así que.
Ayúdame a presentar-te(me).


Y después.
Podemos ser nosotros mismos, como ahora y antes.



*Las cosas lentas,
es el título que escogí para todo lo que pienso cuando estoy contigo.

Qué recuerdas tú?
























Lo que pasó lo revivo cada día. En su defecto, puedo condenarlo al olvido rutinario porqué tampoco deseo ni puedo hacerlo a largo plazo , claro.
Yo siempre recuerdo lo que no sucedió. Es una manera, yuxtapuesta al tiempo, sobre la que vivir el mismo presente como si todavía no fuera futuro.
Por qué espero que sepas que el futuro no existe ¿no?


Artistas invitados

Empiezo a explotar mi propia imagen logográfica, empiezo a dejar entrar a mi pequeña librería personal a desconocidos y no tan desconocidos, pretendo ir a por mi segundo amor, a por mi segunda vista.
Arde con tánta facilidad y prende como una mecha.
Seguramente no puedas distinguir si escribo ficción o biografía, pero lo cierto es que sí hay parte de mí aquí y también mentira, ficción o fantasía.
Supongo que es lo que nos mueve a los que nunca abandonamos las letras, la ansiedad por cultivar el mito de lo cotidiano, la belleza de las cosas más simples, las segundas lecturas y las alusiones.
A caso nunca habéis jugado al escondite en vuestra propia casa con vuestros amigos?
Es esa sensación, la de jugar en tú terreno, tánto cuando te escondes como cuando buscas.