Páginas vistas en total

lunes, 1 de marzo de 2010

Cómo provocar el fin con una verdad bien dicha.

Creo que sabes, espero que sepas, se que crees que no eres la mujer de mi vida, que sólo eres parte de la actividad frenética que ejerzo sobre mi vida, para aliviar, para olvidar, a la chica que me dejó.
Espero que sepas que yo no creo, ni se que soy la mujer de tu vida, pues yo soy el frenetismo en ti y también te ayudo a olvidar, te ayudo a olvidarme.