Páginas vistas en total

jueves, 23 de abril de 2009

el placer más mío

Es posible que mi mente, desordenada, confusa, atrevida y curiosa, se proponga llegar más lejos de lo que los más lúcidos jamás se propusieron llegar.

He creido en la ingenuidad y me he confiado al determinismo.

Mi mentalidad de extensión sexual, de aproximación tensa y con huella personal, resulta altamente vulnerable a las drogas emocionales, a las pieles suaves y los rostros risueños.

Mi lengua que quiere lenguas parlantes, palabras fuera de contexto, estimulación verbal y la guerra de la provocación.

Es posible que mi mente sea sexo entre cerebros y por más que me llamo, se que cuando quiera no será. Todo aún, está en mi. Si se desbordara tampoco iría muy lejos, no más allá de mi conciencia.

Sería una lástima, porque la inocencia puede ser pensada pero no expressada.

Pero mi placer no está en el ejercicio del bombeo sinó en la contra física, en el sinsentido del placer, lo económico y cotizado. Una vez presto atención carece de pretensiones, y entonces sí, entonces me aburro.

lunes, 13 de abril de 2009

Bienvenida

Con los buenos días de abril y después del intervalo entre febrero y yo explotan los cartuchos de tinta y se dispara la necesidad de salir a la luz.
Me piden y reclaman libertad, más allá de lo que les he podido dar, tantos años en el fondo de este disco semi-orgánico y a veces tecnológico también. A veces, voy a admitirlo, también las he condenado a lo irreversible, a esa muerte prematura y víctima de un ataque de sin-sentido, estupidez y vergüenza.
Una, con el paso del tiempo aprende que, lo que uno escribe vale el peso, el tiempo y el poder que se le otorga al revelarlo en la vida real.
Todas las palabras escritas entonces tienen derecho al materialismo, y con ello entiendo que a los ojos del resto del mundo que pueda descubrirlas también.
Aquí, a corto plazo, cuando la relación entre cerebro y manos sea cordial, a menudo, se dibujarán las letras.
Lo prometo.