Páginas vistas en total

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Por eso yo inventé este juego.


Me he propuesto un juego: si se caen las horas del reloj y se acumulan las horas de sueño correré hasta atrapar las fantasías y convertirlas en realidad. Si al salir de la cama y poner los pies en el suelo sólo noto frío correré hasta notar calor, y al acostarme, lo haré desnuda, para que nadie sepa que en realidad es invierno, que en realidad los animales ivernan y los pájaros emigran. Puede que estés acompañado, pero no tardarás en estar solo. Es la época, es la época. Por eso yo inventé este juego.

sábado, 10 de diciembre de 2011

El amor ciego y los amantes cansados.

Mi amor, la única a la que llamo miamor,
por supuesto que me voy en contra de todo,
da por hecho que hace tiempo que ando llorando en el camino,
ya sabía yo adónde iba cuando empecé a andar,
y también sabia que no existía alternativa.
Intenté memorizar el paisaje y verlo una y otra vez
en cada abrir y cerrar de ojos.
Perdí el sabor de las malas cosas y me perdí en las pistas de tus cosas buenas.
Al final a los enamorados siempre nos parecen más,
así que no me molesté en contar ni las unas ni las otras.
Lo que no soporté fue quedarme sola,
sola antes, justo antes de llegar al trágico final,
o de que el final llegara de manera trágica.
Aún no se quejaron las heridas,
están ahí a puntito,
rompiendo su corteza.

Y yo que estuve todo el tiempo con los ojos abiertos,
estuve tras de ti, intenté no perderme ni un segundo ni las palabras para contarte como se veía el mundo,
se me cegaron los ojos y afuera también se hizo oscuro,
y yo que no podía creerlo, ni tampoco contarte lo hermoso que era todo,
porqué ya no veía, porqué tu no querías.
Te hice desesperar y creíste que alguien como tú,
que no quería ver no podría ver con la memoria de un ciego.

Ahora yo ya tampoco,
se cansaron mis recuerdos,
se hizo oscuro en mi memoria también.