Páginas vistas en total

domingo, 31 de mayo de 2009

Alhora



How to define

Com t'ho diria...

pot ser demà si sapiguès de veritat

que ja ha arrivat.

Retour silencieux

Si te has deshecho del camino que seguías al cruzar el canal Ghent no será nunca más igual.
Si has cambiado el curso de las horas y en vez de salir con Julio sales con los lunes, si no te importa ya dónde compras les toronchoces es que tus pies ya no bailan tan bien ni la cerveza te sabe tan amarga.
Si lloviera en este mismo instante no creo que salieras sin paraguas y la lluvia belga se concentraría sólo ya en Bruselas.
En Namur han descubierto ruinas bajo el suelo, entre el canal y la Ciutadelle y resulta que viajar a Luxemburgo ya no es tan barato.
Se ahogan las fotografías y el arte en la calle, no existe la tregua primaveral ni el verano cálido, en Brujas les mousseles al vapor ya no se sirven con limón.
Han prohibido fumar en el ascensor y el entresuelo ya no es el vertedero de botellas.
El patio interior sigue tan vacío como siempre y tan repleto de verde salvaje.
Daría menos miedo que llegar hasta el cuarto, dónde tu habitación se esconde
en la guardilla de una vieja casa reformada para estudiantes con hambre de alquiler.
Te diré que en Flamingo's las paredes ya no son verdes, el trueque sucumbió al rosa chicle
y que distinto resulta emborracharse ahora allí.
Si sospechas que estuve ayer en Ghent, acertarás.
Si pudiera decidir el curso de las cosas lo haría, pero lo cierto es que sólo puedo escoger.

Ahora, que parece que hay un demonio en cada lado de la calle me veo obligado a andar por el asfalto.

El caucho no me hará más daño que el pánico a cruzar de bando.

Lo que uno pierde al arriesgar es justo el inconformismo que le da negarse a decidir.

Ahroa, que el verde se ha proclamado la bandera de la humanidad, resignamos a un mismo color también lo místico.

Cuando viajé en busca de oxígeno conocí a una amazonas. Las amazonas se protegian entre ellas y se procreaban sin ellos. Cómo sería eso. Más de ellas, más y más, y sin ellos.

Cómo ocurriría el milagro de dejar algo de mi desapareciendo primero?

No sin ellas. Pero ellas podrian sin mí.

No es el hombre el ser humano por excelencia. Ellas se aman, procrean, crean sus leyes naturales y la Naturaleza les da su estado de gracia. A nosotros, por huerfanos, a mi por único, por estèril y artificial me convence de que soy algo más, però no me da su palabra, me la història.

Con años y años de creencias, creando, fabricando, manufacturando al hombre y la mujer tan intacta, tan retrograda, tan estática que, obvié que su perfección natural no la olbigaba ni la forzaba al cambio.

Oh Dios mío, espíritus, cielo, paraiso, costilla divina, lujúria y pecado, me habéis echo creer que fuí des del princìpio y mucho antes de nacer, y sin embargo soy ahora y sólo des de ayer.

Ella tenían el poder mucho antes de que yo llegara, sin ellas ni yo ni ellos hubiesen sido, existido o muerto.

El hombre se debe a la fuerza suprema y natural que posee el cuerpo y alma de una mujer que creó a imagen y semejanza al resto, dividiendo su fortaleza en rostros hermosos, cuerpos redondos, senos repletos de alimento y vientres fértiles como fértil es el cielo que además de protegernos derrama agua.

Cuando se deshace una historia uno debe saber con que hilos cuenta para volver a coser el entramado.

Cuando se inicia un camino uno debe saber que deja al otro lado

viernes, 29 de mayo de 2009

La letra de esta canción.

I love your body 'cause I've lost my mind If you want someone to talk to,
you're wasting your time If you want someone to share your life,
you need someone who is alive
And if every relationship is a two-way street,
I have been screwing in the back whilst you driveI never said I was deep,
but I am profoundly shallow
My lack of knowledge is vast, and my horizons are narrow
I never said I was big, I never said that I was clever
And if you're waiting to find what's going on in my mind,
you could be waiting forever
Forever and ever
I can dance you to the end of the night 'cause
I'm afraid of the darkI have to confess
I'm out of my depth
You're going over my head and straight through my heart
Some girls like to play it dirty, some girls want to be your mum
Me, I disrespected you whilst we were waiting for the taxi to come
My morality is shabby, my behaviour unacceptable
No, I'm not looking for a relationship, just a willing receptacle.


Anotación:
Y sin embargo es el preludio de Leftlovers

About

If you
and your closer sun
weren't so, so, so...
ma moon is right now
near Saturn
where Platoon thought
ideas were borned

before Hume,
he said
where are the horses,
the white heart horses...?

And Deleuze
talk about girls,
the girls who kiss mirrors.

A Jarvis Cocker que nunca dijo que lo fuera.

I never said I was clever

hemos gastado el último antiestamínico en burbujas bicarbonadas

para alucinar con la monotonia de la droga que

entre los dos hemos convertido en mono.

Si cada relación va a ser así,

dejaré de relacionarme pronto.

Vas a estar esperandome siempre y para siempre?

Nunca dije que estuviera tan deep, deep.

Some girls quieren.

Yo esperaré el taxi timidamente,

mi comportamiento será intachable

porque I never said I was deep



deep or clever.

jueves, 28 de mayo de 2009

A Jee, el último, porque le gusta que escriba sobre él después de ella. A Jee que también quiere leer más cosas y no leerse tanto.

Jee, escribo impulsivamente sobre ti porque eres el primero que conozco, la primera que abandono. Escribo por tu capacidad de no ser y ser cuando te complace.
No me has convencido ni te has creído que no podías, que era injusto o artificial.
Me conmueve tu obra de arte, tu própia obra de arte.
Nunca antes lo había visto, ni escenificado ni tampoco encarnado.
- El hombre que se hizo a sí mismo por exceléncia és aquél que nace sin serlo y ante todo con posibilidad de serlo - digiste la primera noche que te conocí, cuando yo me abandoné a mi curiosidad y tú a tu repertorio teórico.
La construcción externa, la estructura interna, el patrón innato.
Ellos sin embargo nacen con el traje y se obligan a desnudarse por dentro.
Lo biologico también es social, vulnerable al molde y la ortopedia.
De que humillación mas cruel te has librado, Jee.
Aunque no todos los que serán lo crean así
ni todos los que són lo han sentido así.
Jee, valiente al horno, a punto de servir.
Has tenido suerte, eso dices tú.



Anotación a pié de pàgina :
Jee es francés después de ser francesa.
Jee tiene un accento extraño, tal vez me haya mentido sobre su nacionalidad.
Jee está aprendiendo catalán porque le resulta más fácil que el español.
Jee nunca sale de noche y sólo pasea por Paris.
Le gusta Barcelona a veces aunque vive aquí para saber si hecha de menos a Marta y a Paris también.
Jee me parece extraño pero también atractivo, como su accento.
Tenéis que conocer a Jee.

A Jee la amante de Martha que ahora es después de Jenny.

Mírala, es una cría que se cree niño.
És un niño que cree que es una niña.
Pero tu mírale.
Que en eso mismo está el defecto, el artefacto y el nombre.
Mirale y articula la desidencia de género, la flexión, el pliegue y la marca.
Mírala y que no se te escape detalle.
No uses el neutro porque
el puzzle encaja al final cuando se muere y renace.
Si no se ha muerto ya poco le falta.
Si no renace lo hará, después de que lo deje todo perdido de.
Sangre, blanco o nada.


Anotación a pié de página :
Jee antes de sufrir por Martha sufrió a Jenny.
(La importancia de la preposición y el complemento de régimen verbal)

A Sara, que no pinta nada en esta historia pero sufre x2

Si Sara hubiese sido valiente hubiese ido a Paris a recórrer el Sena y a obviar la torre Effiel.
Pero se limitó a lo patético. Dónde está el orgullo de las grandes damas? Se nombró y designó la número dos, sin saber de la existéncia del uno y burlando a Noam, cómo si tanta teoria entre significado y significante no hubiese servido de nada.
Si por contra, Jee hubiese olvidado a Martha le hubiese facilitado las cosas a Sara, ofreciendole cobijo entre les tournesols que anidavan las calles de madrugada, en busca de relación económica y deshecho sexual.

A Sara era fácil confundirla. Giraba bajo un obturador cerrado a 3o segundos por latido y sólo bajo la luz de un diafragma de 0,05 milímetros. El fotograma no se quemó, no se inundó de luz blanca ni escondió su rostro. Jee y su reflex, maldita sea, como un gran tumor la ocultaba.
Y esa misteriosa Martha que creaba ecco en cada esquina y aún así convertia a la pretendiente de Jee en sorda.
Sorda y muda. Uno no puede hablar cuando no sabe con quién habla. Ella no sabía que pensar, ni se esforzaba por sacar conclusiones, una imagen, un imaginario, era tan blanca como la luz que quemó su fotograma. Tla para cuál, metáfora ambigua, sorbo helado, del que causa daño en el entrecejo.

Su viaje fue largo aunque la distancia era corta. Entre Namur y Paris recorrió a Delibes, recurrió a Nothomb y se alimentó de naranja bañada en chocolate negro. También llamó a Florence para reservar en Brujas una semana más tarde tres noches de hostal.
Pensó qué intinerario seguiria para recorrer Luxemburgo y cómo, de paso, se llevaría a Jee a la cama.

Martha mientras tanto con su accento germano acumulaba facturas de teléfono internacionales que divagaban entre el accento rudo de los suburvios de Paris y su essencia bizantina en cada verbo germán que además, dejaba caer en el filo fonogràfico siempre a partir de las 00.15 a.m.

Sara, la pobre Sara dormía en un albergue. Jee no la quiso en casa, ni a ella ni a su sombra. No quiso seguidoras, ni inquilinas, ni invasoras ni a la chica fácil de penetrar.
Jee le sugirió con su francés más amable que invirtiera en pensiones donde reposar el apetito que él cada dia, genitlmente, saciaria con platos suculentos.

A Sara le pareció muy triste que alguien como Jee, quisiera saciar su apetito y no su hambre. A Jee le pareció horrible que Sara quisiera comer cualquier cosa excepto pan y demás declinaciones de la cocina francesa.

Pero a Martha le daba igual, ni sabia ni notaba, ni queria a Jee ni a su pobre pretendiente. Martha no presenciaba el ecco igual que Sara. Y si bien Sara percibia menos que el sonido y la voz, Martha sabía en todo caso qué hilos moverian a Jee.

Martha sufre con Jee, pero Jee sufre por Martha.
Sara sufre por si misma.


A Jee, que sufre por Martha y Martha con él.

No mirrors in her room
Martha hates herself
No love today
Martha won't sleep with me.

I'm Jee
her fairy
too boy too male
she doesn't
she won't
she'll like red nails
red lips
my heart
my dress

white teeth

it's not
not enouhgt

In-, mujer o niña

Eres sin duda quién despertó en mi el encanto opuesto al tierno pederasta que manejaba a Lolita.
Según mi experiencia, era Lo quién manejaba aquél títere llamado a ser la bestia según la ley.
A mis 18 recién cumplidos me diste razones para querer hacerlo y la oportunidad de convertir y realizar el reverso sexual de una mujer, ser alquimista sensorial.
Nunca he dado con niñas de mi edad, ni con chicas de mis años ni con niñas más tempranas. Siempre he dado con mujeres, siempre he mirado a las mujeres.
Siempre me ha gustado la suma de los años y el paso del tiempo. Me han echizado las caras savias y serias de aire interesante y a veces también intel·lectual, las caras envidiosas y las miradas que ignoran que tocar si está permitido.
Me gustan los años que pesan en las espaldas de las mujeres y las hacen más hermosas y a la vez menos deseables al resto.
Me gusta la mujer que con el paso de los años se ha atrevido a ser un hombre, me gustan las mujeres que con el paso del alcohol por sus artérias, en una fiesta cualquiera, te confiesan ternura, feminidad y otros encantos detrás de la camisa de cuadros.
Adoro la superioridad de las arrugas y la tímidez del deseo que cultivan. La nostalgia en sus miradas cuando observan a las mujeres jovenes y cuando no se molestan en mirar a las adoelscentes támbién (¿quién las habrá convencido de ello?).
Me entretengo pensando en las veces que me he cruzado con alguna de ellas. las busco, lo intento, pero están tan convencidas de no hacerlo que no perciben el grito, la mirada extridente, continua y desafiante, el descaro de la pose ni el intento fallido.
Otras, cuando ya se han sentido cohibidas temen ser acechadas y la casualidad que juga más que yo, cuando me abre grietas entre el tiempo para el ensayo, hace que ellas se pongan nerviosas, aceleren el paso, miren con un exceso de seriedad y tensen el aire lo justo y necesario como para convertir el tacto en algo violento y el paso esquivo en miel goteante.
Pero vuelvo a ti, que fuiste la primera y la sencillez más simple. El proposito menos buscado. Fuiste el despertador alarmante que me puso en guardia pero sin embargo la excpeción entre todas ellas. Tú resutaste ser más niña que yo y nunca lo que imaginé.
Pero físicamente, aparentemente, tu curriculum fué impecable.
Desearia que te convirtieras en una de ellas, como Humbert Humbert deseaba que todas las niñas fueran nínfulas y sin embargo a menudo, sus nínfulas resultaban caducas, simples, al alcance del deseo impaciente, ahorcados por el misterio y después, resposantes en la satisfacción.

Seguramente la clave, entre las mujeres y niñas, sea la potencia satisfactoria. Cuánto antes se recurre al prefijo antes se consume el hecho. In- en realidad quiere decir satisfecho, en participio ya, caduco de nuevo.

Flujos

Si quieres cómetelo, húntatelo, bebetelo.
Si no, también.
Pero todos huelen y dejan huella.

martes, 26 de mayo de 2009

El olfato del amante tigre

Se ha desgastado las yemas de los dedos pasando hojas teñidas en agua y tinta china. En Corea los fideos ya no són de arroz y se cocina con barro, cenizas y hojas verdes. Tánta filosofia oriental para tan sólo aprenderse de memória los años a animales pegados.


Cuando aterrizó en Barcelona me dió el pánico. No me entró como de costumbre, me dió y lo acepte como estado transitorio, como bicarbonato para digerir la noticia más pesada.


Qué narcies haria con su traje espiritual, cuánto tiempo debió andar desnudo por las calles malolientes de Pekín y cuanta limosna verbal debió pedir en las cloacas de Calcuta.


Qué sentido debió abandonar a la deriba, cuál debió mantener intacto. En qué animal se convertiria entre frontera y frontera y a cuento de qué no se dignó a leer el Corán.


Me explicó años después que en Arábia descubrió el olfato. Las especias no estaban en India, ni el té en Japón. Me habló de los nombres sirios y los dulces libaneses. Admitió que fué un tigre y que el olfato fué su salvavidas.


Le pregunté yo con intención de hacer daño a cuántos lechos se entregó en aquél tiempo. Cuántas camas, cuántas mujeres y cuántos hombres. El tigre, más felino que nuca y deshumanizado contesto sin coger aliento.


El olfato huerfano en el cerebro se instalaba en el gusto y su lengua respiraba tanto o más que sus fosas nasales, húmedas e impregnadas de olores tántos que, no quedó lugar para la essencia humana.


Ignoraba el número pero conocía muy bien las formas. Redondas y erectas, formas desbordantes y memorizables por cualquier organismo táctil. La saliva también poseia esa propiedad.


Me interesé, ahora que el tigre estaba en cautividad, por sus dientes. Luego por su hambre. Más tarde le perdí el miedo y puede ser que también el respeto.


Se alimentó cuando necesitaba saciar-se, el resto del tiempo durmió y divagó. Se esforzó en aprender lenguas pero no pensó en sus límites biológicos.


Simuló ser amante por un tiempo, utilizó el olfato y su condición salvaje. El tigre fué amante y sentido y aún así no pudo definirse emocionalmente ni sentimentalmente.


En su origen la meta era la misma. El olfato del amante tigre se congeló. En el aeropuerto, donde uno aterriza con la sensación de haber simulado ser un pàjaro y dónde el vertiginoso animal no pudo hacer uso de sus garras para fijarse en el suelo, parece ser, perdió su condición.

Recuerdo en 1993, a mis doce años de edad, cuando nos despedimos y me acariciaste el rostro, me retiraste el pelo de la cara y me besaste en la sien. Ese detalle no fué importante. Importaba que se acababa agosto y te ibas tras el sol más ciego en busca de tu sabana, de tu selva,de tu reserva natural, de tu zoológico y tu ecosistema.

Alli fuiste tigre y sólo en ese instante recuperaste el olfato. Intuí, a los doce también que tú te proclamaste olfato como artículo del nombre y tal vez también como excepción.

Ahora que te tengo aquí, a mi lado, más humano que animal, más producto que essencia, más capaz que probable, deduzco que la lógica está en que quién teme al tigre con hambre no sabe que en realidad debe temer su olfato.


El olfato del tigre, del amante tigre.

lunes, 25 de mayo de 2009

verbal-sex-behaviour

Mi sexualidad despertó cómo despierta el aroma de la manzana recién cortada al deshacerse en pedazos oxigenados. Mi sexualidad no fué deborada a mordiscos. Simetricamente se dejó desnudar en las edades más tempranas.

Recuerdo que antes de los cinco ya había localizado el centro del interés social, había descifrado el comportamiento humano por excelència i exisitamente animal que al sexo se debía y también, porqué no, había descubierto que en lo oral también se saboreaba el preludio del sexual.

Cuando aún era niña y al caer se me ropmpian los leotardos impregnados de sangre precoz, descubrí la belleza de las mujeres. Desaté mi manía persecutoria y me dejé caer en el derecho de los niños a buscar y exigir cariño. También, por supuesto, me permití alguna que otra escena de celos exclusivamente dedicada a las más hermosas y como ocurre ahora también, a las que menos caso me hacían.

Ellas, su torso, su rostro, su género, su voz, su bello y su herencia conductual, ellas y sus patrones, sus espejos, sus fantasias, sus miradas y buenos modales, ellas tan iguales y polifacéticas, tan deseables des de tantas zonas, tan penetrables por ellos, por mi, por la gente, por sus madres y vecinos, tan expuestas a la belleza y bautizadas en el mercado, tan fáciles de alcanzar por cualquier nomenclatura que se asemeje semànticamente a los niños ricamente masculinos y potencialmente hombres.

Bien, yo podía. Desde los cinco me di permiso. Des de entonces yo y ellas, mi él con ellas y mi ella para ellas. Des de entonces yo entre ellas. Me gustan y por eso me gusto. No quiero ser como ellos pero necesito de sus quéhaceres sociales para ser efectiva. Me alegra poseer creatividad, huir de los viejos métodos, del palo, lo erecto, lo recto y lo rectal. Me alegra ser reversible, contraer y expulsar. Lamer también es un buen arte, por si ellos lo han olvidado. Me alegra también ser canal, acueducto, puerta de entrada y salida.

Mi infancia irremediablemente se habia desbordado por el sexo, por la ley de la atracción, por la seducción de lo innato, lo natural del contacto y la incapacidad para verbalizar coherentemente lo que se elaboraba alli dentro, en el sexo, entre el género y el yo, entre él y ella.

Pero la adoelscencia fue peor. Al sucumbir en la vida familiar percibí y ejercité cierto rechazo hacia mi progenitor. Típico. Ella es así porquè él fue asi. No, pues no, y no. De antemano no.

No estoy contra ellos, és más, estoy con ellos y por ellos, les deseo tanta suerte como a mi, en la meta está mi origen y en lo fértil la posibilidad. Mi posibilidad se encontró con potenciales y a los 15 perdí mi virginidad. La lésbica, la de él.

A los diecisiete, dos años después, la de ella con él. Sin más. La penetración derivó en preferencias però no en la exclusión.

És un modo más, una via más, una sexualidad más, un sexo más, un género más, una construcción más i una invisibilidad más.

En la madurez, en mi precoz madruez, transgredo a la fémina, la abordo por todos sus rincones, la acecho des de sus zonas más visibles y también des de las menos sospechadas. A ellos los invado des de lo prefijado.

Con ellas me permito el lujo de soprenderme, cómo cuando era niña. Con ellos me permito el lujo de compartir, de teñir de misterio lo familiar, de ejercitar la ingenieria de la performación. Sí, sí, la cópia me aburre, prefiero recrearme.

Conmigo simplemente me contemplo, me dejo caer en el orificio y en el objeto. Creo en mi poder para recrear, redefinir la situación, decidir cuando quiero ser él para ellas, ella para ellos, ella para ellas y el para ellos.

Cuando alcance los cuarenta seré un gran falo recubierto de gloria fémina, algo así como una señorita bien que entre línias se convirtió en el caballero que decidió no ser de pequeña.
Lo reversible de los no-sueños, ya ves.

Pero és el discurso lo que define el comportamiento sexual. El sexo que uno ejerce verbalmente es su riqueza mental, sus bienes conceptuales, sus potenciales de conducta, su manual de buenas pràcticas, su limite social, su indice de efectividad, su calidad ISO.

I para eso, no hacia falta infancia.
Concluyo.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Performar(se)

Ha llegao el calor bochornoso casi sin advertir

que la humedad se adhiere también al aire

como la sal al agua.

Se les ha roto el corazón tantas veces que han perdido la cuenta de sus pedazos

y han dejado la posibilidad de recuperar el ejercicio latente en potencia previsora.

Tú sin embargo te has cruzado con tantas piedras que ya no sabes cuales quisite lanzar al aire ni cuantas otras decidiste saltar de largo.

Se han roto las cadenas moleculares y los pronósticos del tiempo són caducos,

ahora que el viento se confundia con la brisa i el sol con la luz polar.

Resulta inecesario el tiempo cuando se cuenta con tacto y sombra,

se deshace la fórmula química cuando se alimenta la psique

y sin embargo lo somático necesita ser curado.

He deducido el lenguaje de los que hablan el silencio,

he deducido las premisas de sus funciones esteticas,

de sus pràcticas verbales y su altruismo descomunal.

Me he sorprendido esta mañana cuando al levantarme

descubri que no no era yo el reflejo y sin embargo el reflejo

si podia referirse a mi.

Esa pérdida de direccionalidad,

mirar al sur una vez se ha perdido el norte,

deshacerse una vez hemos admitido que nos han construido.

Performar.