Páginas vistas en total

viernes, 22 de enero de 2010

DEVENIR SUPER YO


El superheroe de Nietzsche era nihilista hasta tal punto que el extasis no era en si la desilusión ante la caída de los mitos universales que sostenian las redes sociales de aquél entonces, sinó que se regozaba en que esos castillos caídos en realidad eran vírgenes oraciones dirigidas al hombre que se idealizaba bajo el argumento de las nuevas oportunidades, la capacidad de deconstrucción de los discursos y el potencial expansivo de los nuevos superpoderes que, del primero al último, todos los hombres mortales poseían.
Es el hecho de morir lo que nos convierte en superheroes. La eternidad es para dioses, para omnipresentes, para gilipollas.
Es la memoria lo que aproxima el ideal de eternidad a la existencia humana, lo onírico hace posible que además, se extienda a través del tiempo post-mortem la vida de nosotros, los superheroes.
Sí, los sueños también són funcionalmente parte de nuestra práctica, de nuestra efectividad, de nuestra perfección.
Las verdades, ante todo no son universales. Como decia Nietzche, debemos saltar, reir y jugar. Como dicen ahora, cada uno a su manera. Es posible que la realidad sea a si misma desglosable, multilateral, y de antecedente múltiples, simultaneamente, además, consecuente.
Esto quiere decir que el lenguaje, el comportamiento, la diversión, la existencia, el sexo, la identidad, la sociabilidad, las creencias previas y la experiencia, no sean puntos fijos, lineales ni verticales, sinó horizontales, concentricos y flexibles, como un pequeños juego de papiroflexia, como una cuestión de puntos de pliegue, de vista o simplemente perspectiva.
No os he descubierto el mundo, lo sé. No es el secreto de la existencia, es posible, pero si el sistema que lo articula todo, y sería un error que no lo supieramos.
Si no creéis en nada, ni siquiera en vosotros, puede que os aferréis a ello. No es posible, ni factible, pero si fácil de poryectar. Si lo consigues, al menos habrás encontrado el vértice donde termina la cara en la que te encuentras, en el que sea el papel plegado en el que te encuentres.
El superhombre, el superheroe o tú.
Mientras, puedes hacerte con Vincent Gallo y Buffalo 66, algo parecido a lo que te queria contar.
El problema es que se me escapa la prepotencia y la sobervia entre tanto argot pedante.
Las frases son largas, la puntuación mala. Me gustaría hacerme entender mejor. Si al menos consigues leer entre líneas, sería genial.
Mi última confidencia será admitir que yo estoy en ello, en superhumanizarme.
Saltar, reir, jugar.....
DEVENIR SUPER YO,
*aunque la deducción
o el resultado a la equación lingüística
nos parezca igual a
infancia*
(o estadio de la existencia en que
la capacidad onírica de los humanos
es físicamente desvordante...)

martes, 19 de enero de 2010

En esencia, Igualdad.

Me da la risa y te juro, que si pudiera, lloraría.
La ley de la atracción se opone a murphy o se articula con ella?

La paranoia del comportamiento se entiende como un sistema de controles independientes que juegan a ser sociedad. Qué sociedad ni pollas, si sólo somos monos con ego desmesurado y una tribu condenada a organizarse o morir, y cuanto más nos organizamos más nos invadimos y así nadie es nadie y todos somos todos.
Dónde estás tú y dónde estoy yo? Dónde empieza tu rabo y dónde termina mi coño? Dónde eyaculas tú y dónde me mojo yo?
En qué esquina mea el perro y cuál será su favorita o qué haces exactamente para encenderte. De qué te quejas y por qué te mueres, a qué crees que has venido y con qué derecho exiges nihilismo a los bohemios.
Quién eres tú para hablar de mi y quién soy yo para deifnirte a ti.
Te has dado cuenta de que no es la piel lo que me separa de ti ni mis ideas?
Eres consciente de que es el lenguaje y la gestualidad, la história del progreso y el poder que ejerce el miedo sobre nosotros?
Menudos imbéciles los que creemos que todo empieza ahi fuera, y no nos damos cuenta de qué son nuestros incendiados pensamientos los que goviernan el deshielo.
Vas a morir, y eso me consuela, como yo.

Autosexfinido : sextisfacción.

No me satisface cuestionarme si los recuerdos son cosas que tengo o cosas que he perdido, tampoco me satisface pensar que todas las cosas horribles que hacemos las hacemos por miedo, cobardía o pensar que las buenas personas no son tontas, son valientes y con suerte, menos infelices.
Tampoco me satisface el sexo desde hace tiempo. Soy una puta stone.
Sin embargo más me crezco cuánto más lo ejerzo. Ejercer el sexo implica un deseo laboral, un deber emocional, ni siquiera es único y própio, es un instinto animal y robótico, que se conjuga con la normalidad que exigen los sentimientos llevados a la cama.
Que no me jodan más las circustancias, ni las equivocaciones, que no me hagan perder el tiempo y que al minuto algo me diga si sí o si no. Que lluevan los orgasmos de una vez y me exploten las corridas. Ser animal es jodido cuando se trata de vivir entre tanto humano gilipollas. Ser animal cazado, que no cazador de animales.
No puedo, no tengo, sa-tis-fac-ción.

miércoles, 13 de enero de 2010

Vamos a arañarnos como gatas para luego poder lamernos las heridas...